Toda la familia, juntos en la cocina

No solo es divertido, es un ingrediente clave para un estilo de vida saludable
Juntos en la cocina
Henri Pierre Lenoble

Henri-Pierre Lenoble
Gerente Global – Nestlé por Niños Saludables

Llevo un tiempo liderando la iniciativa Nestlé por Niños Saludable. En el corazón de esta iniciativa global, grupal y múltiple, que tiene como objetivo ayudar a 50 millones de niños a llevar vidas más saludables para el 2030, está la noción de que los niños deben adoptar hábitos de alimentación saludables desde una temprana edad, porque es mucho más probable que los hábitos que se forman en la infancia se mantengan hasta la edad adulta. (Una alimentación saludable es, a modo de recordatorio, aquella que es variada y balanceada e incluye verduras, frutas y cereales).

Mamá hija cocina

Ahora la parte complicada, ¿cómo se consigue que los niños, que pueden ser tan selectivos con la comida, coman lo que les conviene? Involucrarlos en la preparación de las comidas es clave: es un concepto que se encuentra en el núcleo de nuestra iniciativa Nestlé por Niños Saludables.

Hemos puesto en marcha una serie de iniciativas para reforzar esto y ayudar a los padres a hacerlo posible, por ejemplo nuestra última campaña de Nestlé por Niños Saludables, que ha llegado a más de 200 millones de padres y cuidadores, enfatiza la importancia de una buena alimentación, al tiempo que brinda consejos prácticos y simples para involucrar a los niños en la preparación y cocción de las comidas.

Es una de esas cosas que intuitivamente sabemos que es correcta: los padres que solicitan regularmente la ayuda de sus niños en la cocina son testigos de primera mano de la diferencia que puede hacer. Claro, a veces puede ser complicado, pero es más probable que los niños prueben nuevos ingredientes y desarrollen sentido de apreciación a la importancia de una buena alimentación, entre otras cosas.

Involucrar a tus niños

Analizamos toda la investigación basada en evidencia disponible sobre el tema. Concluimos que este era un hecho importante que realmente podría ayudar a inclinar la balanza cuando se trata de guiar a los niños por un camino saludable en la vida.

Los científicos del Centro de Investigación Nestlé han analizado las diferencias en el consumo de vegetales entre los niños cuyos padres los involucran en la preparación de las comidas y los niños cuyos padres no lo hacen. Un estudio encontró que los niños involucrados tenían una mayor ingesta de ensalada (+ 76%) y una mayor ingesta de coliflor (+ 23%) que los niños que no participaron en la preparación de la comida. En promedio, los niños que cocinaron su propia comida consumieron 207 gramos de vegetales, en línea con las cantidades diarias recomendadas de 200-220 gramos de vegetales. Por otro lado, los niños que no participaron en el proceso de preparación consumieron 145 gramos, una diferencia de más del 40%.

Padre e hija cocinando

Más aún, los niños que participaron en la preparación de la comida tendían a reportar un aumento de sentimientos positivos y confianza, más que los niños que no cocinaban.

Y existen muchas más investigaciones independientes que apuntan a los beneficios de involucrar a los niños en la cocina.

Ya entiendes la idea: cocinar en familia no solo te hace sentir más feliz, sino que también te hace más saludable.